Historia de Notre Dame

Esta hermosa iglesia de estilo gótico es el reflejo de las tendencias culturales y artísticas de aquellos siglos, en los que se alzaban sobre todo lo demás los valores políticos y económicos de las nueva estructura de clases sociales. Es por estos factores por los que comienza a construirse la nueva Catedral de Notre Dame.

Allá por el año 1163 tuvo lugar el inicio de construcción de esta gran iglesia, que se prolongó durante dos siglos, finalizando en 1345.  Para levantarla, se eligió la isla que forma el río Sena a su paso por París llamada Ile de la Cité. Esta localización es muy especial puesto que cientos de años atrás los celtas celebraban sus cultos y también es el lugar donde existió la primera Iglesia de París, la Basílica de Saint-Etienne.

A lo largo de los años que duró la construcción dejaron su aportación numerosos arquitectos. Aunque aún no estaba terminada esta gran obra, comenzó a ofrecer misas en torno a 1182. Siglos más tarde, en concreto en el XVII durante el Reinado de Luis XIV se produjo una gran alteración de la estructura de la catedral: los elementos barrocos fueron reemplazados por ostentosas vidrieras de colores y ornamentados sepulcros. En tiempos de la Revolución Francesa algunas partes de la iglesia fueron dañadas y los tesoros que guardaba en su interior fueron saqueados.

Finalmente con el florecimiento del romanticismo la Iglesia empezó a verse con otros ojos. En este periodo es cuando se restauró la mayoría de los elementos destrozados por las guerras, volviendo a la estructura original con más capillas, altares y estatuas.

Anuncios